miércoles, septiembre 27, 2006

CINE ÁTOMO

En días pasados tuvimos la oportunidad de ver la estupenda película HABANA, HAVANA, del cineasta venezolano Alberto Arvelo. En ella nada falta, nada sobra. El equilibrio es completo: en argumento, en desarrollo, en intención, en contenido humano, en fotografía, en actuación, en su elocuente sencillez.



Esta película es la primera del nuevo movimiento conocido como “Cine Átomo”, creado por un grupo de jóvenes productores de Mérida, entre los cuales se encuentra el propio Alberto Arvelo. El objetivo del “Cine Átomo” es hacer cine de calidad a costos muy bajos, reduciendo al máximo los recursos convencionales de producción, tanto de orden técnico como de reparto, aportando --en compensación-- una elevada creatividad de contenidos.
HABANA-HAVANA, es una película que atrapa fuertemente la atención del espectador a todo lo largo de sus 80 minutos. Fue realizada básicamente por cinco personas: un equipo técnico integrado por el director Arvelo, el director de fotografía y camarógrafo Jhon Márquez y el sonidista Stefano Gramitto, y dos actores protagonistas cubanos, Eslinda Nüñez y Manuel Porto.

Para la filmación fue utilizada una cámara digital de 1 ccd, poco mas grande que un teléfono celular. El guión pertenece a Carlos Díaz y la música a Nascuy Linares. Los actores se hicieron cargo del vestuario y el maquillaje. El film fue totalmente patrocinado por las empresas venezolanas: Central Banco Universal, Seguros Los Andes y Prosperar. Pero lo más sorprendente es que su costo no alcanzó los cinco mil dólares, según lo expresado en la entrevista que le hiciera ABN al director Alberto Arvelo.

La película ha obtenido ya sus primeros laureles: En octubre de 2004, fecha de su estreno en el Festival de Cine de Valladolid, logró el galardón del Jurado Joven del Consejo Local de la Juventud. Luego en 2005 obtuvo el Premio al Público y Mejor Producción, en el Festival del Cine Venezolano en Mérida, seguido por el premio Mejor Actor, a Manuel Porto, en el Festival de Cine de Trieste. Este año fue premiada como Mejor Película y Mejor Guión, por la Asociación Nacional de Autores Cinematográficos ANAC. Sin duda alguna, HABANA-HAVANA es una producción que se ajusta perfectamente a los objetivos perseguidos por el “Cine Átomo”

EL CINE ÁTOMO

Si no fuera por el ejemplo anteriormente citado, el “Cine Átomo” podría ser considerado como utópico. Ha sido llamado así por ser el “átomo” la forma más pequeña que presenta la materia.

Las grandes producciones siempre han sembrado la premisa de que una película no puede tener “éxito” si no es el resultado de un elevado presupuesto. El cine épico de DeMille, con sus millares de extras, sus fastuosas escenografías montadas en el desierto, sus cascadas que sustituían al agua con toneladas de sal, pareciera haber dado inicio a esta teoría.

Las nuevas tecnologías han hecho posible un derroche de asombrosos efectos especiales que son considerados imprescindibles para provocar la emoción del público. Lo que hoy vemos en Star Wars, Matrix, Jurassic Park, El Señor de los Anillos, Harry Potter y muchas otras superproducciones, jamás fue soñado por Chaplin, Eisestein, Orson Wells, Alfred Hitchcock y demás pioneros del cine.

Pero si a estas películas las desnudamos de ese costoso ropaje de efectos increíbles y fastuosas escenografías, nos daremos cuenta de que muy poco o nada les queda para ofrecernos. La atención y el asombro están enfocados solamente en la fuerza de la forma. Sin tal apoyo, el interés desaparece por la ausencia de contenido emocional.

La calidad del papel, de la pluma o de la tinta con que Cervantes escribiera El Quijote, no influyeron para nada en la calidad de su argumento. Los pinceles, los colores o la tabla de álamo sobre la cual Da Vinci pintara a La Gioconda, no fueron la causa de su inmortalidad. Los pergaminos que registraron las sagradas escrituras de la Biblia, no determinaron su grandeza. El mensaje no está en la forma. El verdadero mensaje reside en el fondo, en el contenido, en el pensamiento original.

El “Cine Átomo”, otorga real importancia a la "cualidad" y muy poca a la "cantidad", al ligerar el mensaje de todo elemento innecesario para que solamente quede lo esencial. Esto, desde luego, plantea un enérgico reto de creatividad e imaginación.


Afortunadamente esa misma tecnología, causante del derroche sustitutivo de lo realmente valioso, también viene en auxilio del “Cine Átomo”, para que el tan anhelado “milagro” se pueda manifestar. La informática es la “varita mágica” con la que cuenta el productor para ello.


Ya podemos prescindir de alguos de los elementos que encarecen las producciones: La variedad de emulsiones y sensibilidades de películas; el temor de tomas no vistas, que solo se disipa después de reveladas en el laboratorio; los “nagra”; los largos efectos de “truka”; las baterías de luces; los “brutos” y los “mini brutos”; las grandes plantas generadoras de electricidad; los foquistas; las claquetas de sincronización; las “bolsas negras” para cargar los chasis; los largos ensayos en seco, sin rodaje, para ahorrar material; las complejas editoras “Prevost, y paremos de contar, porque es muy larga la lista de equipos costosos y complejos que imponían la contratación de un numeroso personal de alta especialización.


Hoy el video digital ha reducido dramáticamente esta complejidad. Las cámaras son mucho mas pequeñas y livianas. La iluminación apenas requiere de algunos "toques" ocasionales y sencillos. Las tomas pueden ser vistas de inmediato. La edición es asombrosamente rápida con pistas múltiples de imagen y sonido. La transferencia de video a cine proporciona imágenes de calidad dentro de los rangos usuales de la gran pantalla. Y, además, todo ello ha permitido reducir substancialmente los costos y el volúmen del personal anteriormente involucrado.

La nueva tecnología está haciendo posible el “Cine Átomo”..!


¿CÓMO HACERLO?

Ésta es sin duda, la gran pregunta que conduce a esta simple y gran respuesta: solo con CREATIVIDAD Y TALENTO.

Así, como la Mona Lisa tiene que ver únicamente con el genio de Leonardo y relativamente muy poco con sus pinceles, sus pinturas y su tabla, la calidad del “Cine Átomo” solo tiene que ver con el valor de su contenido.

Es preciso compensar con creatividad y talento la simplificación de los equipos y el personal.

La tecnología está disponible en el mercado. Sin embargo, el talento no es un material tan abundante como las posibilidades efectistas . Reducir personal implica que sean pocos quienes hagan el trabajo de muchos. Si examinamos la ficha usual requerida para un largometraje, encontraremos un listado bastante largo compuesto por técnicos que forman un verdadero ejército con una gran variedad de rangos y especializaciones: directores, productores, camarógrafos, luminitos, maquilladores, escenógrafos, vestuaristas, creadores de efectos especiales, actores, modelos, dobles. Todos ellos con uno o mas asistentes. Pero es preciso agregar también: cocineros, choferes, pintores, carpinteros, electricistas, etc. etc.

Para poder lograr que toda esta “troupe” profesional sea sustituida exitosamente por unos pocos, es preciso que los seleccionados tengan --además de una probada mística-- la suficiente capacidad de realizar varias tareas a la vez, con gran eficiencia y conocimiento de oficio.

Y eso no es fácil de encontrar.


Lo ideal sería que el director fuese también el autor del argumento y de ser posible también el director de fotografía. Esto implica un conocimiento completo de estructuración de guión, escena, actuación, encuadre y secuencia de montaje. El camarógrafo, además de conocer bien la tecnología y manejo de su cámara, deberá también aplicar la adecuada iluminación de apoyo y saber “escribir” las escenas utilizando el lenguaje audiovisual correcto, libre de errores secuenciales. El asistente deberá auxiliar totalmente al director, al camarógrafo y a los actores y, de paso, ser un buen sonidista.

Por su parte los actores serán sus propios directores de escena, así como también sus adecuados maquilladores y vestuaristas.

El grupo deberá actuar con gran conciencia de equipo, cooperando al cien por ciento, libre de mezquindades y rivalidades. Llenando eficazmente todo vacío. Complementando cada acción con elevada mística.

Podría pensarse que estas palabras, dichas así, pudieran encerrar una jocosa ironía por describir algo que posiblemente muchos no consideran viable. Nada más lejos de ello. El “Cine Átomo” es posible. Constituye una grande y estimulante aventura. Es un vivificante reto a la creatividad. Es una gran puerta abierta que nos invita a traspasar sin temor. Es una gran oportunidad para hacer cine, ya sea argumental o documental.

Lo único que hay que cuidar es la calidad del contenido. Sin ella de nada valdrá el esfuerzo.

La prueba está allí, palpable y a la vista, en HABANA-HAVANA.

Por: Aureliano Alfonzo B.


Mucho apreciaremos sus comentarios acerca de éste artículo. Puede ser reproducido libremente siempre y cuando sea mostrado en su contexto total, indicando el nombre de su autor y origen, agregando el enlace: http://aurelianoalfonzo.blogspot.com

2 Comments:

At 3:48 p. m., Anonymous Anónimo said...

Muy bueno el artículo, con todo respeto, realmente ninguna novedad, tomando en cuenta que ya desde los años 50, la Nouvelle Vague con su núcleo fuerte: Godard, Truffaut y Chabrol ya ofrecian una respuesta técnica y ante todo conceptual y me atrevo a decir filosófica contra el cine Hollywoodense. en los 90, realizadores (de Band Apart) como Tarantino y Robert Rodríguez daban un nuevo respiro al cine norteamericano, cuando el último proponía la "Escuela de Cine en 10 minutos" en el que alentaba a los estudiantes de cine que pensaban gastar una fortuna solo en la película (rollo) que abandonara la sala. Es evidente que todo este planteamiento del Cine Átomo, es una referencia directa del movimiento Dogma de directores daneses, pero como dice el maestro Arvelo, "un Dogma menos severo".
Ahora hay una cosa en la que estoy de acuerdo pero al mismo tiempo difiero, y esta es en la afirmación que hace sobre las nuevas tecnologías y el derroche de efectos visuales y (aquí es donde no estoy de acuerdo) que directores como Chaplin, Eisestein, Orson Welles, Hitchcock y hasta Kubrick no soñaron con este tipo de herramientas para construir sus films. Si no me equivoco, Kubrick esperó 15 años por una tecnología tal para llevar a cabo su "A.I" que lamentablemente no llego a realizar y como si fuera poco el proyecto lo tomó el consentido de Hollywood Spielberg. Es claro que de tenerlo, lo asumirían de otra manera, como acostumbraban a hacerlo, de Hitchcock tal como lo expresa en la entrevista que ofreció a Truffaut (El cine según Hitchcock), abandonó muchos de sus tratamientos para guiones precisamente por falta de estas herramientas que lo ayudaría a reflexionar sobre la imagen, "una imagen" porque a pesar de que es muy cierto que hace falta un cine de "creatividad de contenidos", al mismo tiempo un realizador no debería olvidarse del planteamiento de la imagen, porque si al cine nos referimos, este nació de "imagenes".
Hitchcock dijo algo más o menos así, refiriendose al guionista: "no hay peor pecado en un guionista que cuando se discute algún problema se escabulla diciendo: lo arreglamos con una frase de diálogo" con esto culmino dejndo esta reflexión, en el cine hay ademas del contenido en base a un buen guión otros factores, la imagen es fundamental. El eterno problema de Godard, el último filósofo del cine.

 
At 6:18 p. m., Anonymous A.Evora said...

Me parece magnífico el objetivo del movimiento Cine Atomo: demostrarnos que se puede hacer cine como sea cuando se quiere de verdad.
Estoy de acuerdo con el comentarista anónimo que defiende la forma y el estilo como parte importante de una película pero me entusiasma ver que hay gente que está dispuesta a hacer cine como sea,sin esperar a que les llegue la santa bendición de los finnanciamientos millonarios del Estado.Es cine independiente de verdad.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home